La buena obra

Estoy convencido precisamente de esto: que el que comenzó en ustedes la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Cristo Jesús.

Filipenses 1:6 NBLA

Filipenses 1:6 es un versículo popular de la Biblia. Muchas personas citan este versículo y la carta de Pablo a los Filipenses tiene varios versículos más, los cuales son unos de los más populares de toda la Biblia. Este versículo es muy significativo en nuestro entendimiento sobre nuestra fe, sobre el cristianismo en si.

Pablo les afirma a los Filipenses que si Dios empezó la obra en la vida de ellos, que Dios mismo la estaría perfeccionando. Esto es porque la obra de salvación no es algo que podamos lograr por nosotros mismo.

El tema de la salvación es un tema extenso en la Biblia. Al estudiar la Biblia nos podremos dar cuenta que la Biblia enseña que la salvación es algo que Dios hace por nosotros, y que nosotros no podemos hacer por nosotros mismos.

Al examinar el texto podemos notar que no dice que Dios empezó la obra y que Él la perfeccionara, solo mientras tanto la persona ponga de su parte. La obra de salvación solo involucra a Dios. Él es el héroe de esta gran salvación del ser humano.

La obra de Dios en nosotros, entonces, no solo es un acto. Dios nos salvo. Pero también es algo que Dios continua haciendo. Es una obra que continuara hasta el día de Cristo. Por eso es que a veces podremos pensar que Dios se retrasa en su proceso de perfeccionarnos, pero podemos tener la confianza de que si el empezó la obra, Él también la terminara.

Si Dios empezó la obra en tu vida, podemos descansar en su promesa que será Él quien la perfeccionara. Este descanso no significa que la persona salva por Dios no tiene que hacer nada una vez sea salva. Claro que no. Pero significa que la persona salvada por Dios puede ocuparse en vivir la vida cristiana no para ser salvo, sino porque ya lo es.

Participación en el Evangelio

Por su participación en el evangelio desde el primer día hasta ahora.

Filipenses 1:5, NBLA

Antes que les escribiera la carta a los Filipenses, Pablo había ido a predicar y fundar la iglesia local en Filipos. Desde entonces, los Filipenses habían estado apoyando a Pablo en su misión de ir y predicar el evangelio de Cristo y hacer discípulos. Los Filipenses habían creído el mensaje del evangelio que Pablo les predico, y luego apoyaron a Pablo para que siguiera predicando el evangelio de Cristo y establecer iglesias locales en las ciudades que él visitaba como lo había hecho con ellos.

El evangelio de Cristo era lo que unía a los Filipenses con Pablo.

Tal era la relación cercana con los Filipenses, que Pablo usa una palabra con un significado extenso. El usa una palabra en griego que hasta hoy en día se usa en círculos cristianos. Es la palabra koinonia. La palabra tiene el siguiente significado:

  • Compañerismo, asociación, comunidad, comunión, participación conjunta, coito
  • La parte que uno tiene en cualquier cosa, participación
  • Coito, compañerismo, intimidad
  • Un regalo contribuido, una colección, una contribución, como exhibiendo una encarnación y prueba de compañerismo

En Filipenses 1:3 Pablo les dice que él le daba gracias a Dios cada vez que se acordaba de ellos, y luego en el versículo 4 les dice que él oraba con gozo cada vez que oraba por ellos. Y aquí en el versículo 5 les dice que estas dos cosas eran por la koinonia, una comunión intima, que ellos gozaban en el evangelio de Cristo.

Este es el llamado para los cristianos en la iglesia local. El evangelio de Cristo es el fundamento para tener relaciones cercanas dentro de la iglesia local, el poder conocer a otros y ser conocido por otros. Y no solo eso, sino que este tipo de relaciones deberían ser duraderas. «Desde el primer día hasta ahora,» les dice Pablo, indicando que no era una relación reciente. El evangelio de Cristo había hecho que Pablo gozara una cercanía con los Filipenses desde que él había fundado la iglesia.

Que Dios nos ayude a tener este tipo de comunidad en nuestras iglesias locales, basadas en la buena noticia de Cristo Jesús.

Oraciones Gozosas

Doy gracias a mi Dios siempre que me acuerdo de ustedes. Pido siempre con gozo en cada una de mis oraciones por todos ustedes.

Filipenses 1:3-4

Pablo literalmente gozaba de una relación cercana con los Filipenses. Se puede notar por las palabras que él usa en su carta. Les escribe que él le da gracias a Dios cada vez que se recuerda de ellos. Esto nos debe hacer reflexionar acerca de las personas en nuestra vida de las que podemos darle gracias a Dios por ellas, cada vez que nos recordamos de ellas.

Tenemos este tipo de personas en nuestras vidas?

Pablo les escribe diciendo que no solamente le da gracias a Dios por ellos cada vez que se recuerda de ellos, sino también que él ora por los Filipenses con gozo cada vez que el ora por ellos. Pablo escribe con claridad y tenemos que prestarle atención a lo que esta comunicando.

El tema de oración es algo que no es fácil para muchos cristianos. Sabemos que como cristianos debemos orar, pero no todos podemos mantener una vida de oración. Esa es nuestra realidad. A veces hacemos oraciones por compromiso o porque sabemos que es lo correcto de hacer, y Dios ve lo que verdaderamente hay en nuestros corazones. Pero Pablo habré su corazón con los Filipenses y les dice que él ora con gozo cada vez que ora por ellos.

Esta era la relación cercana que Pablo disfrutaba con los Filipenses, y también nos debe hacer reflexionar acerca de las personas a nuestro alrededor del cual cuando oramos por ellas, lo hacemos gozosamente cada vez que lo hacemos.

Tenemos este tipo de personas en nuestras vidas?

En fin, el trabajo tiene que empezar por nosotros. Quizás si tenemos este tipo de personas en nuestra vida, el tipo de personas del cual podemos agradecerle a Dios por ellas cada vez que nos recordamos de ellos, y de personas del cual podamos orar gozosamente por ellas cada vez que oramos por ellas, pero quizás lo que nos falta es realizar esto y hacer lo que Pablo hace con los Filipenses.

Que Dios pueda abrir nuestros ojos para que podamos ver el tipo de personas que tenemos en nuestra vida y que podamos tener la actitud de Pablo, que le daba gracias a Dios por estas buenas y saludables relaciones, y que oraba con gozo por este tipo de personas.

Gracia y paz

Gracia a ustedes y paz de parte de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

Filipenses 1:2

Es buena educación decir «salud» después que una persona estornuda. También por educación le preguntamos a las personas cómo están cuando las saludamos, aunque en la mayoría de contextos, es más una pregunta retórica y no que realmente queramos que la persona tome el tiempo que necesite para decirnos en detalle cómo esta.

En su carta a los Filipenses, Pablo escribe un saludo, pero no era solamente por ser educado o tener buenos modales, o llenar más espacio en su carta. Pablo desea gracia y paz de Dios para los Filipenses y podemos notar la sinceridad de Pablo al escribir esto, ya que después del saludo vemos el tipo de relación que él tenia con los Filipenses y su amor y afecto por ellos.

Notamos que Pablo les desea a los Filipenses gracia y paz de parte de Dios. No era una gracia y paz genérica sino especifica, ósea, una gracia y una paz que viene de Dios. Tampoco les desea gracia y paz de parte de Dios, generalmente hablando, sino que menciona algo del misterio del Dios de la Biblia, y del hecho que el Dios de la Biblia existe como Padre, Hijo, y Espíritu Santo. Aquí Pablo menciona a dos personas de la Trinidad, al Padre y al Hijo.

La gracia que recibimos de Dios Padre y Dios Hijo es la que nos salva y nos acerca a Dios, y también es la gracia que nos habilita a caminar con Dios aquí en la tierra. No por nuestra propia fuerza, sino por la gracia que Dios nos da. Gracia para asegurar nuestro futuro con Dios, ya que no dependerá de nosotros sino de su gracia, y así también gracia para ayudarnos en nuestra peregrinación aquí en la tierra.

Pablo también quiere paz para los Filipenses. Esta paz es una paz para con Dios y para con nuestro prójimo. Es paz para que podamos seguir adelante a pesar de nuestras circunstancias, para tener paz en medio de la tormenta. Esta paz no es falta de conciencia, o la falta de enfrentar la realidad de la vida, sino que es paz, es tranquilidad, a pesar de cómo están las cosas, a pesar de la realidad. La paz que Dios nos da va más allá del entendimiento, per no es una paz ilógica. Va más allá de la lógica, pero no es porque sea ilógica.

Esta gracia y esta paz son para ti y para mí. Recibamos la gracia y paz de la fuente verdadera, de Dios nuestro Padre, y de su Hijo, el Señor Jesucristo.

Liderazgo compartido

A todos los santos en Cristo Jesús que están en Filipos, incluyendo a los obispos y diáconos:

Filipenses 1:1

La carta a los Filipenses es la única carta de Pablo en la que saluda formalmente a los obispos y diáconos. Notamos que primero, Pablo saluda a todos lo miembros de la iglesia en general (al decir «a todos Los Santos en Cristo Jesús que están en Filipos»), y luego saluda al liderazgo oficial de la iglesia (al decir «incluyendo a los obispos y diáconos»).

Es significativo notar la introducción de la carta de Pablo a los Filipenses. Los maestros de la Biblia han notado que Pablo parece tener un propósito en como empieza cada una de sus cartas. La carta de Pablo a los Gálatas quizás sea la más notable de esto, en donde después de un corto saludo, empieza a enfrentar el aparente error doctrinal. La manera en que escribe la carta hace evidente el disgusto de Pablo hacia los Gálatas.

Aquí en Filipenses vemos una linea de razonamiento que Pablo hace. Comienza mencionando en su introducción a su colaborador Timoteo y luego menciona a la iglesia de Filipos, junto con el liderazgo de ella. Es como si Pablo estuviera diciendo que la labor de la iglesia local no es solo de un pastor estrella o de un pastor «celebridad». Pablo quiere indicar que el liderazgo es compartido, que hay mucho por hacer y se necesita de un establecimiento de autoridad y delegación en la iglesia local.

Pablo reconoce dos tipos de autoridad y liderazgo en la iglesia local y lo hace en un sentido plural. Notamos que no saluda al obispo de Filipos sino a los obispos. Los obispos eran el equivalente a un pastor hoy en día. Estas personas serian las que llevaban el ministerio de oración y predicación, de tomar el mando espiritual de la iglesia. Después Pablo saluda, no al diácono, sino a los diáconos. Estas personas serian las que llevaban el cargo practico del ministerio y hoy en día pueden ser los directores de las diferentes áreas de trabajo en la iglesia (ej. director de alabanza, director de niños).

Pablo tenia que escribirle a los Filipenses sobre la unidad, compañerismo, humildad, colaboración, y lo hace comenzando por reconocer la autoridad en la iglesia. Aunque Pablo fue escogido por Dios para establecer iglesias y predicar el evangelio, Pablo nunca lo hizo solo. Siempre tuvo colaboradores, y siempre estableció un liderazgo en las iglesias que establecía. Si algo le sucediera a Pablo, las iglesias que él estableció no iban a quedarse estancadas o disolverse. Es más, Pablo escribe su carta a los Filipenses en la cárcel, y aun preso tenia la compañía de su colaborador fiel, Timoteo.

El liderazgo en la iglesia local es compartido.

El milagro de engendrar

Y los días de Adán después de haber engendrado a Set fueron 800 años, y tuvo otros hijos e hijas.

Génesis 5:4

Hoy en día, el que una familia tenga de 1 a 3 hijos se ve como un numero adecuado para una familia (cuando digo «hijos» me refiero a hijos e hijas). De 3 a 5 hijos se ve como un numero generoso para una familia. De 5 a 7 hijos se ve cómo una familia grande y la gente se le queda viendo a la familia cuando están todos juntos. El tener más de 7 hijos se ve preocupante el alto numero de hijos y no solamente la gente se le queda viendo a la familia cuando los ven a todos juntos, sino que también se ven caras de prejuicio hacia la numerosa familia.

Lo bueno es que hoy en día todavía se conserva el sentido asombroso y milagroso de lo que significa poder engendrar, el poder tener hijos, el hecho que la mujer puede llevar dentro de si a una criatura que toma 9 meses para crecer y desarrollarse lo suficiente para salir a nuestro mundo. Esto, a pesar que hay preocupaciones de la sobre población. Lo único es que el problema no es la sobre población; el problema es el corazón del ser humano. Nuestro planeta tiene tanto el espacio como los recursos para sostener la existencia humana, pero somos nosotros los que no hemos administrado bien el planeta y sus recursos.

No hay que ir muchos años atrás para saber que antes las mujeres tenían muchos hijos. Y si vamos hasta el principio de la historia, vemos que las mujeres tenían aun más hijos. Este es el relato que vemos en el libro de Génesis capítulo 5. Se hace el registro del padre, y a que edad engendro un hijo, y que tuvo más hijos e hijas. Al leer que estas primeras personas vivieron de 800 a casi los 1000 años, uno tiene que llegar a la conclusión que el mundo del principio era muy diferente a nuestro mundo hoy en día.

Podemos notar que en Génesis 5, Adan tuvo a su hijo Set a los 130 años. Pero lo que sabemos es que él tuvo por lo menos a dos hijos antes que Set (Cain y Abel). Entonces cuando el texto nos dice que estas primeras personas tuvieron a un hijo, y también tuvieron a otros hijos e hijas, podemos deducir que tuvieron hijos antes y después del hijo que el texto nombra.

El texto me hace pensar en la mujer otra vez. Hoy en día sabemos cómo afecta el tener hijos a la mujer, mayormente hablando de los cambios físicos que conlleva el tener hijos. Hay mujeres que son afectadas fisicamente el solo tener un hijo. Sin embargo, vemos que en el principio los humanos vivían cientos de años, y tenían más capacidad de engendrar hijos. Pero esta capacidad se fue reduciendo.

Cuando llegamos a Génesis 17, vemos que Dios le da la promesa de un hijo a Abraham. La esposa de Abraham, Sara, era estéril y mientras que Abraham creía que Dios le podía dar un hijo a la que era estéril, se le era más difícil creer que a su edad tan avanzada pudieran ellos tener un hijo todavía. Abraham tenia 100 años y Sara 90 años cuando Dios le dio la promesa de Isaac. En ese tiempo el tener 100 años ya se consideraba una edad avanzada para tener hijos, mientras que en Génesis 5 Adan tuvo a Set a los 130 años.

Siervos

siervos de Cristo Jesús

Filipenses 1:1

Recientemente escuche un refrán que dice que todos quieren ser siervos hasta que los empiezan a tratar como tal.

No sé de dónde originó el refrán, así que no sé a quien atribuirlo, pero es un buen refrán cuando se habla sobre el servicio. En su carta a los Filipenses, Pablo se identifica, junto con Timoteo, como siervos de Cristo Jesús. Pablo también se introduce como un siervo de Cristo Jesús en su carta a los Romanos, y un siervo de Dios en su carta a Tito. La palabra que Pablo usa, que al español se traduce en el texto de referencia como siervo, o siervos, es una palabra que tiene un rango de significado.

doúlos (1401); de 1210; esclavo (lit. o fig., invol. o vol.; frecuentemente, por lo tanto en un sentido calificado de sujeción o subordinación):–esclavitud, esclavo, servir, siervo.

Nueva Concordancia Strong

Esta palabra griega se usa 126 veces en el Nuevo Testamento. En algunos casos esa palabra se podría usar para describir al equivalente a un empleado (en ese sentido un siervo, servidor), como también se usa para describir a un esclavo. Esta palabra griega parece tener estos dos sentidos de la palabra (siervo, esclavo) presentes a la misma vez.

La palabra esclavo hoy en día es una palabra polémica y hasta problemática. Leer esta palabra en la Biblia puede traer preocupaciones a los lectores modernos de la Biblia hoy en día, lo cual es entendible. Pero tenemos que recordar que esa palabra se tiene que ver en el contexto en la que fue utilizada. Por ejemplo, Pablo no escribió esto en el siglo XIX en los Estados Unidos, cuando la esclavitud de los afroamericanos todavía era legal.

Pablo escribió en el primer siglo y la realidad en ese entonces era que la esclavitud era parte de la civilización en general, y por eso la definición de la palabra griega sugiere esclavitud literal o figurada, así también como esclavitud involuntaria o voluntaria. Cuando pienso en este hecho, me hace pensar en por cuanto tiempo la esclavitud fue parte de la experiencia humana a través de nuestra historia.

Pablo se describe como un siervo, un esclavo de Cristo Jesús. En la carta a los Filipenses, Pablo solo utiliza esa palabra dos veces. La primera es en Fil. 1:1 el cual es el texto de referencia para esta entrada, y la segunda vez en Fil. 2:7. En esta segunda vez que Pablo usa esta palabra, la usa para referirse a Cristo Jesús. Pablo nos enseña que aunque Cristo era Dios, el tomo forma de doúlos, forma de siervo, de esclavo.

Pablo se describe únicamente como un siervo de Cristo Jesús en la carta a los Filipenses porque quería darles el ejemplo a los Filipenses sobre qué significaba seguir a Cristo, entregarse a Cristo como un siervo o esclavo. Y ese ejemplo ya no es solo para los Filipenses sino que es para nosotros hoy en día también. En Pablo tenemos un ejemplo de servidumbre por la causa de Cristo. Luego Pablo nos apunta hacia el ejemplo supremo de servidumbre que vemos en Cristo Jesús.

Compañero de trabajo

Pablo y Timoteo

Filipenses 1:1

Pablo llevo acabo su trabajo ministerial acompañado de otras personas. Estas personas eran sus colaboradores, esto es, compañeros de trabajo, e incluye a tales como Priscilla y Aquila, Urbano, Epafrodito, Clemente, Justo, Filemón, Marcos, Aristarco, Demas y Lucas (Rom. 16:3, 9; Fil. 2:25, 4:3; Col. 4:11, Flm. 1:1, 24).

Timoteo también era uno de sus compañeros de trabajo. Pablo se refiere a Timoteo explícitamente como su colaborador en dos ocasiones (Rom. 16:21; 1 Tes. 3:2), y menciona a Timoteo en diez de sus trece cartas que son incluidas en el Nuevo Testamento. Curiosamente, Timoteo también es mencionado en la carta de Hebreos (13:23), lo cual sugiere que Pablo pudo haber sido el autor de esa carta. Lo que sí sabemos es que Pablo no solamente tenia compañeros de su trabajo ministerial, sino que también nombra a varios de ellos en sus cartas, y particularmente a Timoteo.

En la carta a los Filipenses notamos que Pablo incluye a Timoteo por nombre al principio de ella. Es una observación importante porque en esos tiempos el autor o los autores de las cartas eran nombrados al principio de la carta. Pablo incluye a Timoteo por nombre no solamente en la carta a los Filipenses, sino también en cinco cartas más (2 Cor. 1:1; Col. 1:1, 1 y 2 Tes. 1:1, Flm. 1:1).

Los críticos de la Biblia han tomado este hecho para sugerir que Timoteo fue un coautor de estas cartas junto con Pablo, pero la evidencia textual nos indica que el autor de las cartas es de solo un autor y no de varios. Cuando leemos la carta podemos ver que es Pablo quien que nos habla. Mientras que Timoteo no fue un coautor de la carta, si fue un colaborador con Pablo, un compañero de trabajo.

Podemos notar, entonces, la humildad de Pablo al incluir a Timoteo, su colaborador e hijo en la fe (1 Tim. 1:2), porque nos deja saber que Pablo no buscaba fama o reconocimiento. También notamos humildad de parte de Timoteo porque le fue fiel a Pablo hasta su muerte. Timoteo no buscaba una posición. Pablo tenia la tarea de predicar a Cristo y trataba de incluir a otras personas en su labor ministerial, y estos colaboradores o compañeros de trabajo entendían esto y lo apoyaban.

Pablo estaba usando su propia vida y experiencias para ser un ejemplo vivo a los Filipenses. En esta carta, Pablo les tiene que hablar a ellos sobre la humildad, sobre la hermandad, el compañerismo, la unidad, comunidad, sobre la colaboración, el trabajo en equipo, y estas eran cosas que Pablo ya estaba haciendo. Después de todo, Pablo solo estaba siguiendo a quien lo había llamado, y seguía el ejemplo vivo y perfecto de quien seguía, esto es, a Cristo Jesús.

Podemos confiar en los libros de la Biblia.

De enemigo a arquitecto de la Iglesia

Pablo

Filipenses 1:1 (NBLA)

Hay una tendencia en las redes sociales en donde las personas publican dos fotografías, y las titulan la primera «como empezó» y la segunda «como va».

He visto esta tendencia usarse en una pareja. El esposo o esposa publica muestra la primera fotografía de la boda, cuando la pareja eran jóvenes, delgados quizás. Esta fotografía es la de «como empezó». Luego muestran la segunda fotografía después de muchos años de matrimonio, la pareja ya no tan joven, ya no tan delgados, y quizás hasta con hijos e hijas. Esta fotografía es la de «como va». En fin, este es un ejemplo de muchos que se usan hoy en día para mostrar cambios.

Algo similar a esta tendencia sucedió con Pablo. Empezó como un enemigo y perseguidor de la iglesia, pero después terminó siendo un arquitecto de ella, según nos cuenta la Biblia. Fue un enemigo de la fe, y terminó defendiendo y batallando por ella.

¿Cómo sucedió esto? 

Pablo iba de camino a perseguir a los cristianos y de repente Jesús se le apareció. Las personas que iban acompañando a Pablo, nos cuenta la Biblia, solo vieron una gran luz, mientras que Pablo vio a Jesús glorificado. Pablo se quedó ciego por tres días después de haber visto la gloria de Jesús, se convierte al cristianismo (porque si el Jesús glorificado se te aparece en el camino eso es lo que uno tiene que hacer), y es enviado por Jesús a predicar el evangelio, esto es, las buenas nuevas acerca de Jesús. La historia de conversión de Pablo y de su trabajo como un enviado de Jesus, lo puedes leer en el libro de los Hechos. 

Pablo empezó a predicar el evangelio, yendo de ciudad en ciudad, estableciendo iglesias. Pablo continuaba su contacto con las iglesias visitándolas, y escribiendo cartas a esas iglesias. Una de las cartas que Pablo escribió fue la carta a los Filipenses. Es más, esta carta la escribió desde la cárcel.

Pablo escribe su nombre al principio de la carta, que era la costumbre en ese tiempo cuando alguien escribía una carta. De las trece cartas escritas por él, las trece cartas llevan su nombre al principio de cada una de las cartas (véase Rom. 1:1, 1 y 2 Cor. 1:1, Gal. 1:1, Efe. 1:1, Fil. 1:1, Col. 1:1, 1 y 2 Tes. 1:1, 1 y 2 Tim. 1:1, Tito 1:1, y Filemón 1:1).

En Pablo podemos ver la gracia de Dios en acción. Dios toma a un enemigo de la iglesia, y lo hace un servidor, un arquitecto de ella.

Sabiduría para los días malos

INTRODUCCION 

(NBLA) Efesios 5:15 Por tanto, tengan cuidado cómo andan; no como insensatos sino como sabios, 16 aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.

Existen dos caminos en la vida

Existen dos caminos en la vida: el camino de la sabiduría, y el camino de la insensatez (como lo dice el texto, o necedad como nos enseña el Antiguo Testamento en el libro de Proverbios). 

Es más, el apóstol Pablo, el que escribió la carta a los Efesios, usa un lenguaje similar al del libro de Proverbios, usando un contraste entre la sabiduría y la insensatez (aunque el libro de Proverbios usa la palabra necedad, pero al final significa lo mismo). 

El camino de la sabiduría

Pablo en el texto nos anima a que optemos por el camino de la sabiduría. Y quiero enfocarme en este aspecto, en hablar sobre la sabiduría. 

La realidad es que estamos viviendo días malos. Entonces necesitamos sabiduría, dice el texto, porque los días son malos. Por eso el título es Sabiduría para los días malos

Voy a examinar 3 puntos sobre la sabiduría:

  1. ¿Qué es sabiduría según la Biblia? 
  2. ¿Porque o para qué necesitamos sabiduría?
  3. ¿Cómo podemos obtener esta sabiduría? 

  • ¿Qué es sabiduría, según la Biblia?

La historia de un rey joven  

Esta es la historia de un rey joven. Era bastante joven—los expertos creen que tuvo unos escasos 15 a 25 años de edad cuando este rey joven ascendió al trono—y lo primero que la Biblia cuenta que este rey joven hizo, fue el de juzgar un caso. 

Este fue el caso: 1 Reyes 3:16 Poco tiempo después, dos prostitutas fueron a ver al rey. 17 Una de ellas le dijo: —Majestad, nosotras dos vivimos en la misma casa. Yo tuve un hijo, 18 y tres días después, también esta mujer tuvo el suyo. Sólo nosotras dos estábamos en la casa. 19 »Una noche, el bebé de esta mujer murió porque ella lo aplastó mientras dormía. 20 A media noche se despertó, y al ver que su hijo estaba muerto, lo cambió por el mío. 21 A la mañana, cuando desperté, y quise darle leche a mi hijo, me di cuenta de que el bebé estaba muerto, pero cuando ya hubo más luz en la habitación, descubrí que no era mi hijo. 22 La otra mujer dijo: —No, el niño que vive es mi hijo. El que está muerto es el tuyo. La mujer que había hablado primero le contestó: —No, el niño muerto es tu hijo. ¡El mío es el que está vivo! Y así estuvieron discutiendo delante del rey. 23 Entonces el [rey joven] dijo: —Una de ustedes dice: “Mi hijo está vivo, y el tuyo muerto”. Y la otra contesta: “No, el niño muerto es el tuyo, y el mío es el que está vivo”. 24 El [rey joven] se dirigió a sus ayudantes y les pidió que trajeran una espada. Cuando se la llevaron, 25 [El rey joven] ordenó: —Corten al niño vivo en dos mitades, y denle una mitad a cada mujer. 26 Entonces la verdadera madre, llena de angustia, gritó: —¡Por favor, Su Majestad! ¡No maten al niño! Prefiero que se lo den a la otra mujer. Pero la otra mujer dijo: —¡Ni para ti ni para mí! ¡Que lo partan en dos! 27 Entonces el rey [joven] ordenó: —No maten al niño. Entréguenlo a la que no quiere que lo maten. Ella es su verdadera madre. 28 Todo el pueblo de Israel escuchó cómo el rey [joven] había solucionado este problema. Así [el rey joven] se ganó el respeto del pueblo, porque ellos se dieron cuenta de que Dios le había dado sabiduría para ser un buen rey.  

¿Saben de quien estoy hablando? Este rey joven se trata nada más y nada menos que del rey Salomón.

¿Qué es sabiduría?

La RAE define la palabra sabiduría como: 

1. Grado más alto del conocimiento.

2. Conducta prudente en la vida o en los negocios.

3. Conocimiento profundo en ciencias, letras o artes.

De acuerdo a esta definición, se puede resumir que la sabiduría es un alto grado de conocimiento y ser prudente. 

Ahora, pensemos en esto: ¿podrá una persona no Cristiana ser sabia según esta definición del diccionario? La respuesta es sí, si puede.

Dos tipos de sabiduría según la Biblia 

La Biblia nos enseña que hay dos tipos de sabiduría (Santiago 3:13-17):

  1. La sabiduría terrenal 
  2. La sabiduría que viene de lo alto

La sabiduría de Salomón 

Se recordarán al final de la historia del caso que juzgó Salomón que el pueblo se dio cuenta que Dios le había dado sabiduría para ser un buen rey. 

¿Por qué se asombraron de la sabiduría de Salomón? Porque Salomón era un rey joven e inexperto. No hay nada malo en ser un joven inexperto, porque carecen de la experiencia para demostrar sabiduría. Pero conforme van tomando decisiones estarán formando un patrón en sus vidas y esto demostrará sabiduría o insensatez.   

Miremos lo que dice la Biblia de la fuente de sabiduría en la vida de Salomón: 

2 Crónicas 1:11-12 Y dijo Dios a Salomón… sabiduría y ciencia te son dadas; y también te daré riquezas, bienes y gloria, como nunca tuvieron los reyes que han sido antes de ti, ni tendrán los que vengan después de ti.

Entonces Salomón recibió “sabiduría de lo alto” como nos dice Santiago 3. Y esta es la Sabiduría que es según la Biblia. 

Salomón escribe el libro de Proverbios después de haber recibido sabiduría de Dios, y declara que el fundamento de la sabiduría es el temor de Dios. 

El temor de Dios  

La sabiduría según la Biblia está fundamentada en el temor de Dios.

(NBLA) PROVERBIOS 1:7 El temor del Señor es el principio de la sabiduría; Los necios desprecian la sabiduría y la instrucción.

(RV 1960) PROVERBIOS 1:7 El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.

(TLA) PROVERBIOS 1:7 Todo el que quiera ser sabio debe empezar por obedecer a Dios. Pero la gente ignorante no quiere ser corregida ni llegar a ser sabia.

Comúnmente el temor de Dios se ha descrito como una reverencia [alto grado de respeto] a Dios. Y definitivamente el temor de Dios es dar reverencia a Dios, pero no es todo lo que significa. 

Nosotros podemos, por ejemplo, dar reverencia a una figura política como lo es un presidente o gobernador o diputado o senador. Nosotros también podemos dar reverencia [alto grado de respeto] a la tumba o el sepelio de un ser querido o un gran personaje histórico (por ej., visitar en donde está enterrado Billy Graham).

Pero la Biblia enseña que el temor de Dios es vivir para Dios. Entonces una cosa es darle reverencia a una figura política o a un gran personaje histórico, pero otra cosa es vivir para ellos.  

Déjenme ofrecerles una definición Bíblica de que es el temor de Dios

El temor de Dios es el reconocer a Dios como creador de los cielos y la tierra, y de los seres humanos; y como tal, reconocer que Dios conoce lo que es mejor para nosotros, y por lo tanto, se busca hacer la voluntad de Dios, vivir bajo Su autoridad y Sus reglas, y se busca obedecer a Dios y no fallarle a Él. 

  • ¿Por que/para qué necesitamos sabiduría?

Porque los días son malos

“aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.”

Nuestra cultura, y civilización en general, continúa por el camino que va en contra del buen consejo de Dios, de la sabiduría de Dios, y por eso son días malos. No podemos esperar nada bueno, días buenos, cuando hacemos a un lado el buen consejo de Dios. 

Hoy más que nunca vamos a necesitar la sabiduría de Dios. 

Para llevar a cabo nuestro llamado 

¿Recuerdan el primer caso que Salomón juzgó? 

El texto dice, 1 Reyes 3:28 Cuando todo Israel oyó del juicio que el rey había pronunciado, temieron al rey, porque vieron que la sabiduría de Dios estaba en él para administrar justicia.

Dios le había dado sabiduría para que pudiera gobernar al pueblo de Israel. Por eso es que pudo hacer justicia en ese caso. Se recordarán que no habían testigos, y el testimonio de la mujer generalmente no era admisible en las cortes en ese entonces, y mucho menos el testimonio de una prostituta. Era obvio que una de las prostitutas estaba mintiendo. En sí el caso era bastante complicado. Sin embargo, Salomón tuvo la sabiduría para juzgar bien el caso.   

Si Dios nos llama él también nos dará la sabiduría para hacerlo.

Prácticamente hablando, Dios nos ha llamado a:

  • Ser líderes en nuestro hogar – espiritualmente, emocionalmente, servir a nuestra familia
  • Ser buenos esposos 
  • Ser buenos padres – esta es una enorme y difícil tarea
  • Ser buenos hijos (para los jóvenes) – dificil en este tiempo 
  • Ser buenos trabajadores/emprendedores – después de la pandemia el ambiente laboral ha cambiado
  • Para servirle a Dios en una área de trabajo de la iglesia, conforme nuestros dones – Dios te puede aumentar tu capacidad para servir, pero se necesita sabiduría 

Aunque Salomón recibió esta “sabiduría de lo alto”, no era una sabiduría mística y que no sirve para esta vida aquí en la tierra. La sabiduría es para nuestro caminar aquí en la tierra como personas que tememos a Dios. Salomón pudo dar justicia a una prostituta a través de esta sabiduría.

Porque nuestra tendencia natural es ser insensatos 

“Tengan cuidado cómo andan; no como insensatos sino como sabios” dice nuestro texto base. 

Insensato: Lo mismo que necedad (como lo usa el AT), necio, “tonto”. 

Necesitamos sabiduría porque nuestra tendencia natural es la necedad. El camino de la necedad es el camino que lleva al pecado, a la destrucción, y a la muerte. 

No necesitamos ayuda, un consejo; no necesitamos aplicarnos para tomar una mala decisión.

Salmos 14:1 Dice el necio en su corazón: No hay Dios.

Aun siendo cristianos, a veces actuamos como si no existiera Dios.

  • ¿Cómo podemos obtener esta sabiduría?

Se obtiene en oración 

No es nuestra habilidad para llegar a ser sabios, sino que en Cristo Jesus, podemos también recibir la sabiduría de Dios por medio de la oración. 

Santiago 1:5 Y si a alguno de ustedes le falta sabiduría, que se la pida a Dios, quien da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. 6 Pero que pida con fe, sin dudar. Porque el que duda es semejante a la ola del mar, impulsada por el viento y echada de una parte a otra.

2 Crónicas 1:10 Dame ahora sabiduría y ciencia, para presentarme delante de este pueblo; porque ¿quién podrá gobernar a este tu pueblo tan grande? 

Se obtiene a través de la lectura y estudio de la Biblia.

Salmos 119:97 ¡Cuánto amo Tu ley! Todo el día es ella mi meditación. 98 Tus mandamientos me hacen más sabio que mis enemigos, Porque son míos para siempre. 99 Tengo más discernimiento que todos mis maestros, Porque Tus testimonios son mi meditación. 100 Entiendo más que los ancianos, Porque Tus preceptos he guardado.

Vemos la sabiduría a través de la Biblia, pero particularmente en el libro de Proverbios y Eclesiastés. 

Cómo encontrar tiempo para orar y leer la Biblia

Es difícil encontrar tiempo para orar, leer y estudiar nuestras Biblias. Pero encontré un dato curioso. Es una estadística sobre el uso de nuestros teléfonos. Dice que las personas hoy en día pasan un promedio de 5 a 6 horas en sus teléfonos al día. No dice que tanto están haciendo en sus teléfonos, pero el punto es que estamos pasando todo ese tiempo en nuestros teléfonos. 

Tenemos tiempo para las redes sociales, entonces podemos tener tiempo para orar y leer y estudiar nuestras Biblias. Sé que es fácil distraernos en las redes sociales (y los videojuegos), a veces se pasa rápido el tiempo viendo Instagram Reels (esos videos cortos en Instagram). Si tenemos tiempo para las redes sociales, tenemos tiempo para buscar la sabiduría. 

Aprovechemos bien el tiempo.

Se obtiene en el hogar

Efesios 6:1 Hijos, obedezcan a sus padres en el Señor, porque esto es justo. 2 Honra a tu padre y a tu madre (que es el primer mandamiento con promesa), 3 para que te vaya bien, y para que tengas larga vida sobre la tierra. 4 Y ustedes, padres, no provoquen a ira a sus hijos, sino críenlos en la disciplina e instrucción del Señor.

Proverbios 1:8 Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre

Y no abandones la enseñanza de tu madre;

Proverbios 2:1 Hijo mío, si recibes mis palabras

Y atesoras mis mandamientos dentro de ti, 2 Da oído a la sabiduría, Inclina tu corazón al entendimiento.

Se obtiene en la comunidad cristiana. 

Efesios 3:10 De este modo, la infinita sabiduría de Dios puede ser dada a conocer ahora por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales, 

Colosenses 3:16 Que la palabra de Cristo habite en abundancia en ustedes, con toda sabiduría enseñándose y amonestándose unos a otros con salmos, himnos y canciones espirituales, cantando a Dios con acción de gracias en sus corazones.

CONCLUSIÓN 

El padre de Salomón 

Antes que Salomón ascendiera al trono, su padre, el rey David, estaba preocupado por su hijo Salomón al realizar que Dios había escogido a Salmón para ascender al trono después de él. David ya estaba avanzado de edad, y Salomón todavía era bastante joven. Recordemos que se cree que Salomón ascendió al trono de Israel entre unos 15 a 25 años de edad. 

El otro padre de Salomón 

Sin embargo, Dios le habló a David y le dijo que Él se encargaría de Salomón.  

1 Crónicas 28:6 Y Él me dijo: “Tu hijo Salomón es quien edificará Mi casa y Mis atrios; porque lo he escogido por hijo Mío, y Yo le seré por padre.

Ahora podemos entender mejor porque Dios llegó a Salomón y le dijo que le pidiera lo que él quisiera. Y Salomón le pidió a Dios sabiduría y Dios se la dio. Fue porque Salomón estaba en posición de hijo de Dios.

Nuestro padre celestial 

De la misma manera, hoy en día, nosotros los cristianos, los que creemos en Cristo Jesus, también hemos sido hechos hijos de Dios. Por lo tanto no debemos dudar en pedir a nuestro Padre Celestial lo que necesitamos en general, y la sabiduría en particular. Y por medio de fe en Cristo Jesus, podemos recibir esa sabiduría según la Biblia.