El deleite de la Palabra de Dios

Sino que en la ley del Señor está su deleite,
Y en Su ley medita de día y de noche!

Salmos 1:2

Así como el salmista, así también quiero deleitarme en tu Palabra, mi Dios. El poder meditar en ella de día y de noche.

Cuántos días han pasado en que no medito en tu Palabra? Ayúdame cuando so siento el meditar en tu Palabra.

Tu Palabra es verdad. Ayúdame a confiar en ella y dejar que esa Palabra guié mi caminar.

Amén!