Génesis 1: Dios y el comienzo de todo – parte #3

del podcast, episodio #3

cuarto día

Entonces dijo Dios: «Haya lumbreras[i] en la expansión de los cielos para separar el día de la noche, y sean para señales y para estaciones y para días y para años; y sean por luminarias en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra». Y así fue. Dios hizo las dos grandes lumbreras[j], la lumbrera[k] mayor para dominio del día y la lumbrera[l] menor para dominio de la noche. Hizo también las estrellas. Dios las puso en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, y para dominar el día y la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y Dios vio que era bueno. Y fue la tarde y fue la mañana: el cuarto día.

Génesis 1:14-19 (NBLA)

Es aquí en el cuarto día que vemos que Dios hace que salgan lumbreras para separar el día de la noche, y para señales de estaciones, días y años. Aquí vemos la función de estas luces. Dios nos da la luz no solo para alumbrarnos, sino para establecer ciclos de tiempo, para que pudiéramos llevar el tiempo. Es importante saber que a través de la historia, el hombre ha utilizado estas lumbreras para su sobrevivencia. Es a través de las lumbreras que el hombre ha sabido cuándo sembrar, cuándo cosechar.

Otra vez vemos que Dios permite que la luz y las tinieblas coexistan. Dios vio este aspecto de luz/tinieblas, y vio que era bueno.

quinto día

Entonces dijo Dios: «Llénense[m] las aguas de multitudes de seres vivientes, y vuelen las aves sobre la tierra en la abierta[n] expansión de los cielos». Y Dios creó los grandes monstruos marinos y todo ser viviente que se mueve, de los cuales, según su especie, están llenas[o] las aguas, y toda ave[p] según su especie. Y Dios vio que era bueno. Dios los bendijo, diciendo: «Sean fecundos y multiplíquense, y llenen las aguas en los mares, y multiplíquense las aves en la tierra». Y fue la tarde y fue la mañana: el quinto día.

Génesis 1:20-23 (NBLA)

Aquí Dios manda que multitudes de peces y aves llenen la tierra. Vemos otra vez la diversidad de Dios en su creación y su poder creativo. En el versículo 21, la palabra hebrea que esta versión traduce como monstruos marinos, también la utilizan los autores del Antiguo Testamento para describir a serpientes, dragones, o ballenas. Pero cómo después da entender que estos monstruos, o dragones, o serpientes, o ballenas eran de las cuales “están llenas las aguas” pues se entiende que esta hablando aquí a animales marinos. Es curioso notar tanto lo que dice el lenguaje original, como notar la manera en que fue traducido este versículo.

Aquí en este quinto día notamos algo diferente. No solamente Dios vio que esto era bueno, pero también dice que los bendijo y les habla a los peces y aves, diciéndoles que se multipliquen y llenen las aguas y las aves en la tierra.

Es curioso también notar cómo Dios habla con estos animales.  

sexto día

Entonces dijo Dios: «Produzca la tierra seres vivientes según su especie: ganados, reptiles y animales de la tierra según su especie». Y así fue. Dios hizo las bestias de la tierra según su especie, y el ganado según su especie, y todo lo que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y Dios vio que era bueno.

Génesis 1:24-25 (NBLA)

En el sexto día vemos que Dios hace que la tierra produzca seres vivientes: ganados, reptiles y animales de la tierra. El hebreo que se tradujo como bestias, es la misma palabra que antes se tradujo como viviente. Esa palabra se usa en él Antiguo Testamento para describir a vivientes, a bestias, y vida. A veces podemos hacer mucho énfasis en las palabras traducidas al español pero realmente nos beneficia saber que la Biblia no fue escrita originalmente en español sino que en hebreo, arameo, y griego.

Creación del hombre y de la mujer

Y dijo Dios: «Hagamos al hombre a Nuestra imagen, conforme a Nuestra semejanza; y ejerza dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra». Dios creó al hombre a imagen Suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Dios los bendijo y les dijo: «Sean fecundos y multiplíquense. Llenen la tierra y sométanla. Ejerzan dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra». También les dijo Dios: «Miren, Yo les he dado a ustedes toda planta que da semilla que hay en la superficie de toda la tierra, y todo árbol que tiene fruto que da semilla; esto les servirá de alimento. Y a todo animal de la tierra, a toda ave de los cielos y a todo lo que se mueve sobre la tierra, y que tiene vida, les he dado toda planta verde para alimento». Y así fue. Dios vio todo lo que había hecho; y era bueno en gran manera. Y fue la tarde y fue la mañana: el sexto día.

Génesis 1:26-31

Sigue el día sexto con la creación del ser humano. Notamos que ya no solo habla Dios, ya no dice, “produzca la tierra seres humanos”, sino que habla Dios en plural. “Hagamos”. Vemos que el hombre está hecho a imagen y semejanza de Dios. Este aspecto es único en la creación. Vemos también bién el propósito del ser humano en la tierra: Ejercer dominio sobre todos los animales. Llenar la tierra y someterla.

Luego Dios les ordena que usen de todas las hierbas y árboles y de sus frutos, para comida.  Esencialmente los primeros seres humanos fueron veganos. ¿Ven cómo era diferente nuestro mundo? Sabemos que el ser humano ha sido omnívoro por la mayoría de su existencia. Pero aquí vemos que al principio no fue así. Así de distinto fue ese principio. Se podrá hacer el argumento por el veganismo, pero creo que aun los vegetales ya no son tal y como eran al principio. ¿Qué tipo de nutrientes habrán tenido estos vegetales, que hicieron vivir al ser humano por tanto tiempo?

Aquí también pasa algo importante. Dios no solo dice que lo que hizo fue bueno sino que ahora dice que fue bueno en gran manera. Podemos notar lo bueno que es la creación de Dios. La creación al principio fue buena porque lo hizo un Dios bueno. Dios creó todos los animales y creó al ser humano y no los dejo para que salieran adelante solos. Hay una creencia que dice que Dios creó el mundo y después nos abandonó. La Biblia aquí nos enseña lo contrario. Este es un buen Dios que hace a un mundo bueno, a una creación buena, porque es un Dios bueno que mantiene a su creación. Los maestros de la Biblia nos han enseñado que es aquí en Gen. 1:26 es en donde empezamos a ver rasgos de lo que después se vería más claro, el hecho que Dios existe como una Trinidad. Un Dios; Tres Personas. Este obviamente es un tema enorme, y no vamos a explicar más sobre este aspecto de Dios. 

Conclusión

El Dios de la Biblia es admirable. Grande es el nombre de Dios que hizo todas las cosas de la nada. Poderoso es Dios que con su palabra fueron hechas todas las cosas. Majestuoso es Dios quien establece orden en la tierra y sistemas solares para guiar nuestro andar en la tierra. Un Dios con enorme creatividad para crear diversidad de vida en la tierra, un Dios generoso que hace al ser humano a su imagen y semejanza. Es Dios quien da un propósito a toda la creación, un propósito específico para el ser humano, y una identidad, hechos a su imagen y semejanza. Un Dios bueno que crea todas las cosas y las declara buenas.

Génesis 1: Dios y el comienzo de todo – parte #1

del podcast, episodio #3

introducción al libro de génesis

  • El autor del libro de Génesis es Moises. 
  • Él es el autor de los primeros cinco libros de la Biblia, lo cual se les llaman el pentateuco. 
  • Conocemos más de su vida a partir del libro de Éxodo, que es el segundo libro de la Biblia. 
  • El texto de Génesis nos indica que lo más probable es que el libro fue editado después del tiempo de Moises. Esta información es fácil de encontrar (en biblias de estudio, comentarios bíblicos), entonces no explicare mas.

Los maestros de la Biblia han notado que el lenguaje y estructura de este primer capítulo del Génesis está escrito de una manera diferente al resto del libro. Unos creen que es más poético el lenguaje, mientras que otros dicen que es más como un prólogo del libro. Sea lo que sea, como no se sabe con exactitud, lo que hay que tener en mente cuando leemos este capítulo es que es un hebreo diferente al resto del libro. Entonces este aspecto de este primer capítulo de Génesis añade complejidad al entender lo que el texto dice.

Dios y el comienzo de todo

En el principio Dios creó los cielos y la tierra. La tierra estaba sin orden y vacía, y las tinieblas cubrían la superficie[a] del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la superficie[b] de las aguas.

Génesis 1:1-2 (NBLA)

Creer en Dios es algo razonable. Aquí en este primer versículo de la Biblia vemos a un Dios eterno y todopoderoso crea todas las cosas de la nada. Creer en Dios es un fundamento sólido que nos provee la Biblia. Creencia en Dios según la Biblia no es creencia en un cuento, no es solamente una creencia religiosa sin ningún fundamento en la realidad de todas las cosas. El Dios de la Biblia es la causa de la realidad.

La filosofía habla de que como todas las cosas están en movimiento, entonces tuvo que haber algo que puso todas las cosas en movimiento (nuestro planeta está girando a unas mil millas por hora). Cuando surgió este argumento los filósofos no tenían ningún problema reconociendo la existencia de un ser poderoso, un Dios. La filosofía después dijo que todas las cosas tienen una causa. Cada cosa es la causa de otra causa. Y la pregunta que se han hecho es, ¿Y cuál fue la causa de Dios? Pero si seguimos ese argumento, no llegaríamos jamás a una causa principal, y eso no es lo que la Biblia está enseñando en estos primeros versículos.

Lo que enseña la Biblia es que si Dios creó todo en el principio, significa que él ya estaba ahí antes del principio de todo. Entonces él es el movedor que da el movimiento a todas las cosas. Él es la causa antecedente (Def. Dic. Antecedente es un término que proviene de un vocablo latino y sirve para referirse a aquello que antecede [que aparece delante de otra cosa en tiempo, orden o lugar]. Este término puede utilizarse para hablar de una circunstancia o acción que sirve como referencia para comprender con mayor exactitud un hecho posterior).

Este es Dios, quien está fuera de nuestra realidad (porque Dios es el autor de la realidad), fuera de nuestro tiempo (porque Dios empezó el tiempo), y fuera de nuestra existencia (porque él creó todo de la nada). Esto es lo que el autor de Génesis nos está enseñando. Dios es diferente a su creación en posición, en orden, en lugar. Todas las cosas empezaron a existir de la nada por medio de su palabra. El lo dijo, y así llegó a ser el universo.

La tierra estaba en desorden y vacía. No había estructura, estaba comenzando a existir todo y todavía estaba en progreso todo. Vemos la condición del universo antes de la actuación de Dios. Todo el resto del capítulo nos habla sobre los hechos de Dios en el universo que él creó.

El texto nos indica que el planeta tierra estaba cubierta de tinieblas (oscuridad). El planeta tierra también estaba cubierto de agua. La palabra en hebreo que se traduce en este versículo como abismo, se traduce en otro lugar de la Biblia como “aguas profundas.” Los científicos recientemente publicaron estudios que proponen que la tierra estuvo cubierta de agua en un principio. Utilizando rocas que han encontrado en Australia y que han estudiado. Se cree que esto pasó de un billón a tres billones atrás. Después en el tercer día de la creación miramos que Dios hace que las aguas se separen para que salga tierra seca, o sea los continentes en donde toda la humanidad vive hoy en día. Esto nos ayuda a concluir que la tierra si estaba cubierta de agua.

El Espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas. Esto me indicaría que el espíritu de Dios estaba sobre toda la superficie del planeta. Es importante notar esa palabra mover, la palabra hebrea que se utiliza aquí también significa aletear (o revolotear, como lo haría una águila), flotar, o estar suspendido. Podemos ver el nivel de involucramiento que Dios ha tenido con su creación desde el principio. Aunque es diferente a su creación, Dios no solo hace que todo exista, sino que también sostiene toda su creación. Dios entonces comienza a traer orden al desorden, y empieza a llenar la tierra que estaba vacía. Dios pone todas las cosas en su lugar.